miércoles, 2 de abril de 2008

El Clima



El clima de Noruega, calificable en general de templado frío marítimo, está determinado por tres grandes grupos de factores:

  1. latitud circulación
  2. general atmosférica
  3. relieve.

1) Por su latitud entre los 510 y 710, el clima debería ser mucho más frío de lo que en realidad es, ya que como sabemos los mismos paralelos se encuentran en Siberia, Alaska y Groenlandia. Esta suavidad en el clima de Noruega se debe a la acción de la corriente del Golfo que baña las costas durante todo el año, de manera que estas se ven así constantemente libres de hielo.

2) Por su situación con respecto a la circulación general atmosférica, se encuentra muy afectada por las borrascas que se forman a lo largo de los frentes ártico y polar atlántico, con menor intensidad por el anticiclón invernal escandinavo y con mucha menos fuerza todavía por el también anticiclón invernal euroasiático.

3) El relieve limita la acción reguladora del océano a una estrecha franja litoral, haciendo de las regiones montañosas del interior y de la de Oslo comarcas de matices francamente continentales. De acuerdo con esto, en el clima noruego se advierte una matización N-S y otra O-E en los regímenes térmico y pluviométrico, a lo largo del año.


Respecto a las temperaturas, los inviernos son suaves en toda la costa, aunque más en la meridional que en la septentrional (temperaturas medias de febrero: 1° en Bergen, -20 en Bodd, y -6° en Vardó) y más en las proximidades del océano que en el fondo de los fiordos o en las comarcas interiores (-3,50 en Trondheim, =4,1° en Oslo, y -10,8° en Róros); los veranos son frescos pero más en el Norte que en el Sur y más en la costa que en el interior; temperaturas medias de julio: 9º en Vardó, 12° en Bod5 y 14,5° en Bergen; en Trondheim la máxima se registra en agosto (13,5°), lo cual es un signo de continentalidad. Se puede establecer el paso del clima marítimo al continental en las altas montañas: estaciones de Riksgríinsen (-13° en febrero) y Storlien (-7,9°). Las precipitaciones también se matizan, por su cantidad total, de más abundantes en la costa sur (Bergen recibe 2.149 mm. al año) a menos en la norte (Bodó 902 mm., y Vard8 653), y también de más copiosas en el borde del océano a más escasas hacia el interior (Trondheim,- 1.021 mm.); por la época en que caen, se advierte que en toda la costa suelen ser de estación fría (el 42% de las lluvias de Bergen caen entre septiembre y diciembre), y más nivosas cuanto más al Norte, en tanto que hacia el interior dominan las de estación cálida en función de la continentalidad.


Con intención de sintetizar, cuanto ha sido estudiado hasta aquí con la exposición de los principales tipos climáticos que se advierten en Noruega:


1) Zona atlantica, el más dominante, en todas las costas menos la sudeste; es el clásico clima oceánico ya descrito y que en realidad sólo lo disfrutan en toda su pureza el Vestland y el Móre, pues hacia las Lofoten se degrada por el dominio del aire ártico sobre el tropical, por la importancia de las heladas, por la mayor frecuencia de las nieves y, en los fiordos más septentrionales, se añade a esto la gran frecuencia y persistencia de las nieblas invernales.


2) Zona continental, representado por el interior y la región del fiordo de Oslo, se caracteriza por recibir la influencia del anticiclón escandinavo, por la permanencia de las masas de aire frío sobre el suelo y porque las máximas temperaturas se registran en julio.


3) Zona de montaña, se caracteriza porque por encima de los 1.100 m. la temperatura media anual no llega a 00, porque a partir de los 2.000 m. los meses comprendidos entre septiembre y mayo tienen temperaturas medias negativas y el hielo es permanente, y, finalmente, porque las lluvias son más abundantes en las montañas más bajas cercanas a la costa que en las más altas y alejadas de ella.



Los caracteres topográficos y climáticos analizados imponen una distribución particular a la vegetación noruega; pero hay que resaltar que los vientos del O, a veces muy fuertes, llegan a las tierras próximas a la costa con un notable contenido en sal e impiden la existencia de una vegetación arbolada abundante como correspondería por la cantidad de lluvia que estas regiones reciben.








Fuente: Extraida del Servicio Metereologico Noruego www.met.no o www.seNorge.no