martes, 15 de abril de 2008

Parte II: Evolución geològica

Durante la primera era, en la llamada Era Precámbrica, hace 4.500 millones de años, el efecto de las placas tectónicas formó una unidad estructural llamada cratones o escudos, constituidos de materiales cristalinos. En el inicio de la era paleozoica se caracterizó por la erosión y peniplanamiento de estos continentes o escudos, y por la existencia del mar de Iapetus, que separaba los escudos fino-escandinavos y norteamericanos. El escudo Fino-Escandinavo es un fragmento litológico en el que se encuentra la península escandinava. Las interrelaciones del escudo afectaron a estos países sobre todo a Finlandia creando la meseta e inclinando las montañas hacia el Este en Suecia. Para entonces la península escandinava estaba bajo el dominio del hielo, el cual ejerció un importante papel labrando los profundos fiordos y erosionando la meseta de finlandesa. Las montañas de Noruega surgieron más adelante durante la época caledoniana, en un movimiento de un segmento litológico y el Escudo Fino-escandinavo. Junto con las montañas de Noruega, se crearon las montañas de Gales, Irlanda y Escocia. Es en la era mesozoica, que el súper-continente Panguea se divide en los actuales continentes y el mar de Thethys se cierra por la aproximación entre África y Eurasia. En la era cenozoica, en el período terciario surgen los relieves más parecidos a los actuales a causa del movimiento de la placa africana hacia el norte, que generó una subducción de la corteza oceánica del Tethys y por otra colisión entre las placas africanas y europea. Estos movimientos son importantes porque provocaron la orogenia alpina que creo con ella los más conocidos plegamientos, como los Alpes, los Apeninos, los Cárpatos, los Balcanes y el Cáucaso (Europa). También es importante mencionar el efecto de los movimientos isostáticos porque aplano moderadamente los relieves. Actualmente los contactos entre placas continúan de manera mas tímida pero produciendo en muchos casos efectos de vulcanismo o modificaciones en la superficie de los relieves. Por último, es importante mencionar el período cuaternario, por su importancia por el descenso de las temperaturas y el proceso de enfriamiento climático que provocaron las conocidas glaciaciones que modificaron el relieve de los cuales nos interesa el de los relieves atlánticos de Escandinavia.

No hay comentarios: